Información de Interés Local de Cáceres


Casco viejo. Cáceres
Panorámica de la parte antigua tomada desde la Torre Bujaco. En la misma se pueden observar la torre de la Concatedral de Santa María, las de San Francisco Javier y la Iglesia de San Mateo, además de parte de la muralla que rodea al recinto.

 

 

Cáceres es una ciudad del oeste de España, capital de la provincia homónima. Se encuentra situada en la zona central de la antigua provincia romana de la Lusitania, en la comunidad autónoma de Extremadura. Con 94.179 habitantes (INE 2010), es la ciudad más grande y poblada de la provincia, acumulando el 22,69% de la población total de la misma. Es además el municipio más extenso de España con una superficie de 1.750,33 km².

La Ciudad Vieja de Cáceres fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986, ya que es uno de los conjuntos urbanos de la Edad Media y del Renacimiento más completos del mundo. La Concatedral de Santa María, el Palacio de las Veletas (Museo provincial de Cáceres), los palacios de los Golfines (de Arriba y Abajo), la Casa del Sol, la Torre de Bujaco o el Arco de la Estrella son algunos de sus monumentos más bellos y admirables. Asimismo, destaca por ser la sede de uno de los cuatro campus con que cuenta la Universidad de Extremadura y por su dinámica vida cultural en el conjunto de la comunidad autónoma.

El municipio de Cáceres forma parte del espacio natural de los Llanos de Cáceres, clasificado como ZEPA en 1989. Estos llanos son una penillanura situada entre la Sierra de San Pedro y la Sierra de Montánchez.

Los principales ríos y arroyos del municipio son afluentes del Tajo, del Guadiana o de afluentes suyos. El río Almonte, afluente del Tajo, marca el límite norte del término y su afluente el río Tamuja marca el límite este. El río Guadiloba es un afluente del Almonte cuyo trayecto pasa únicamente por el término municipal de Cáceres, al este de la ciudad. Al sur de la ciudad, por el centro del término, pasa el río Salor, otro afluente del Tajo. El río Salor pasa junto a Valdesalor y su afluente el río Casillas pasa por Estación Arroyo-Malpartida. Al sur de la Sierra de San Pedro nacen arroyos y riveras cuyas aguas van a parar al Guadiana. Aunque por la ciudad de Cáceres no pasa río alguno, los cacereños solían coger agua antiguamente de fuentes de la Ribera del Marco y del arroyo de Aguas Vivas. En esos arroyos se conservan aún fuentes como la Fuente del Rey, la Fuente Fría, la Fuente Concejo, la Fuente Rocha, la Fuente de Aguas Vivas, la Fuente Hinche y la Fuente Bárbara.

El clima de Cáceres es de tipo continental suavizado por la cercanía del océano Atlántico. La temperatura media de Cáceres obtenida entre 1971 y 2000 es de 16,1 °C, alcanzándose el máximo en el mes de julio con 25,8 °C y la mínima en enero con 7,9 °C. La temperatura media en invierno no supera los 10 °C de máxima, llegando a -5 °C de mínima, con algunas heladas. En verano la temperatura media es 35 °C de máxima y 20 °C de mínima. El valor de irradiación es de 2891 horas de sol anuales, encontrándose el máximo durante el mes de julio con 370 horas mensuales y el mínimo en diciembre con 123 horas/mes. La media anual de precipitaciones es de 523 mm, alcanzándose el máximo en el mes de diciembre con 87 mm y el mínimo en julio con 7 mm. Las precipitaciones son abundantes en los meses de octubre, noviembre, marzo, abril y mayo, pero muy intermitentes.

No se ha alcanzado consenso entre los historiadores respecto a la etimología de Cáceres, considerando unos su procedencia romana, otros un origen árabe y aún hay quienes especulan con que se trate de un latinismo pasado por el árabe hasta finalmente adaptarse a la definitiva denominación cristiana. En cuanto a su posible origen romano, se conocen dos nombres latinos que pudieron derivar al actual "Cáceres". Uno de ellos procedería de la colonia Norba Caesarina (fundada en torno al 25 a. C.), "Norba" en honor a la ciudad natal de Cayo Norbano, general romano fundador de la villa, y "Caesarina" en memoria de Julio César. El otro nombre es Castra C a. C.ilia, otorgado por el cónsul Quinto Cecilio Metelo a uno de los campamentos militares. También podemos encontrar quienes derivan la palabra Cáceres del latín "castris", que significa "en el campamento".

Por otra parte, es común que Cáceres reciba la denominación figurativa y poética de "la villa de los mil y un escudos", debido a la considerable cantidad de blasones familiares que adornan tanto las fachadas exteriores como las paredes interiores de muchos palacios. El número de estos adornos, repartidos a lo largo y ancho de toda la ciudad monumental, se estima en torno a un centenar.

 

Fuente: Wikipedia